BORRAR LAS DEUDAS CON LA LEY DE SEGUNDA OPORTUNIDAD 

 

¿Tiene tantas deudas que no puede pagarlas?

¿Ha perdido su trabajo y no puede pagar el préstamo?

¿Le han dado varios préstamos rápidos y ahora no les puede hacer frente?

 

Si está en alguna de estas situaciones, en las que no puede pagar las deudas o la hipoteca, debería iniciar el proceso de segunda oportunidad. Si no lo crees, lee esta noticia de la web del Consejo General del Poder Judicial.

La ley de segunda oportunidad ha habilitado un proceso por el que las personas que están sobre-endeudadas o que no pueden hacer frente a todos los pagos mensuales que tienen, puedan hacerlo de forma legal, conservando parte de sus ingresos para vivir, y al final de todo el proceso borrar las deudas, eliminarlas, y que ya no existan más, dando así una segunda oportunidad a la persona para que pueda volver a vivir tranquila, comprar coche, casa, etc.

 

¿Qué es exactamente la ley de segunda oportunidad?

No existe una ley de segunda oportunidad en sí misma, sino que la ley 25/2015 de la segunda oportunidad lo que hizo fue ampliar los procedimientos judiciales de concurso de acreedores de las empresas, extendiendo su aplicación a las personas, los particulares, a cualquier ciudadano con deudas o sobre-endeudamiento.

 

La ley de segunda oportunidad tiene dos objetivos claros:

1º.- Que la persona asfixiada por deudas y pagos mensuales, pueda vivir tranquila, reteniendo el dinero necesario para vivir (comer, alquiler, gastos ordinarios, colegios…) sin que le deba faltar de nada a la familia, y el resto del dinero que sobre, dedicarlo a pagar las deudas.

2º.- El objetivo principal es la exoneración de las deudas de forma completa, la eliminación de todas esas deudas. 

 

¿Quién puede acogerse a este proceso de segunda oportunidad?

Puede acogerse cualquier persona física (es decir no empresa), aunque sí empresario, que no pueda hacer frente a sus pagos mensuales (sea a los bancos, a otras entidades financieras, a hacienda, a la seguridad social…)  o que tenga deudas arrastradas de tiempo, o bien, que prevea que en poco tiempo no va a poder hacer frente a esas deudas o pagos periódicos que debe satisfacer.

Se puede acoger una persona española, una persona extranjera con deudas en España, y también los matrimonios.

Se podrán acoger a este proceso la persona o personas que trabajen y tengan ingresos. Aunque también si no trabajan, si están en el paro o sí no tienen ningún ingreso. 

 

Requisitos para acogerse a la segunda oportunidad:

  • Que tenga deudas de menos de 5.000.000 (cinco millones) de euros.
  • Que la persona interesada no tenga antecedentes penales por delitos patrimoniales como estafas, apropiación indebida…
  • No haberse acogido a este mismo procedimiento en los 5 años anteriores.
  • Que no se haya negociado con todos los acreedores una solución global de pago de las deudas.

 

¿Qué tipo de deudas se pueden eliminar?

Las deudas más habituales que suelen tener nuestros clientes de segunda oportunidad son de préstamos personales. Algunos con bancos, otros de pequeños préstamos con entidades prestamistas como wizink, cofidis, creditea etc. En algunos casos también con particulares o proveedores. 

Se podrán y deberán incluir en el concurso de acreedores de segunda oportunidad todas las deudas públicas o privadas de la persona o personas interesadas. Las únicas excepciones son:

  • La pensión de alimentos, en caso de tener esa obligación legal para con la ex-pareja, por el dinero que debe pagarle por el mantenimiento del hijo o hijos.
  • Las deudas que se hayan contraído una vez iniciado el proceso.

Si se cumplen todos los requisitos indicados, y se pasan todos los trámites del procedimiento cumpliendo las órdenes y mandatos del Juez, al final del proceso judicial, se borrarán todas las deudas privadas, con entidades financieras y prestamistas y con particulares, y/o proveedores o servicios. 

Procedimiento y trámites

Cuando llegan a nuestro despacho clientes para acogerse a la ley de  segunda oportunidad, piensan que el proceso va a ser largo y pesado. Se equivocan.

Una vez, nos han traído toda la documentación (cosa sencilla si cuenta con dos mañanas libres), iniciamos el proceso que se divide en dos fases: notarial y judicial.

La fase notarial es bastante rápida, en 2-3 meses se completa, con una solicitud de reunión en la notaría con todas las entidades o personas a las que se le debe dinero, para alcanzar un acuerdo y plan de pagos.

Si no se alcanza ese acuerdo en ese momento, el mediador concursal manda el expediente al Juzgado, y usted como afectado, apenas tendrá que molestarse en nada, sólo uno o dos días tendrá que ir al juzgado a firmar. El mediador concursal, y nosotros como sus abogados, lo gestionaremos todo, y en menos de un año se habrá resuelto el proceso que recoge la ley de segunda oportunidad, habrá pagado una pequeña parte de las deudas, se acogerá a un plan de pagos cómodo pagando pequeñas cantidades mensuales, y el resto de la deuda quedará totalmente borrada.

BORRA TODAS TUS DEUDAS CON LA SEGUNDA OPORTUNIDAD Y EMPIEZA DE CERO

 

SIN PRÉSTAMOS, SIN PAGOS MENSUALES, SIN CARGAS

 

Contacte con nosotros, somos sus abogados de segunda oportunidad. 

Se trata de un proceso sencillo para usted como afectado. Pero si lo gestiona con personas sin experiencia, lo sencillo puede complicarse. En MCT Abogados tenemos experiencia en la tramitación de concursos de acreedores de personas físicas de la ley de Segunda Oportunidad. No se arriesgue, y contacto con profesionales experimentados.