El phising y otras estafas informáticas

El phising y las estafas informáticas más comunes

Ya hace unos meses iniciamos una serie de artículos dedicados a los delitos informáticos. En el primero de ellos, hablamos sobre la cantidad y gravedad de los delitos informáticos que se cometen hoy día. En el siguiente, tratamos los delitos informáticos intrusivos, los relacionados con la vida privada, intimidad y sexualidad de las víctimas.

Hoy abordamos el principal delito informático económico, las estafas informáticas, el phising.

 

¿Qué es el phising?

Se trata de una operativa delictiva, muy antigua, que consiste en la obtención de datos personales, sobre todo, números de cuenta bancarias y claves de acceso a las mismas, a través engaños telemáticos o informáticos. El pisher se envía comunicaciones telemáticas a la posible víctima haciéndose pasar por su entidad bancaria para obtener sus datos de acceso a la cuenta.

Lo que se inicio en los años 90, con métodos precarios de envíos masivos de correos electrónicos con malas traducciones a nuestro idioma, y burdas explicaciones para pedir las claves en nombre de la entidad bancaria. Hoy día, ha sido perfeccionado, hasta lograr imitar de forma casi idéntica las comunicaciones de los bancos.

 

El mulero bancario

Con lo explicado hasta ahora, los phiser, o estafadores principales, consiguen tu nº de cuenta y tus claves de acceso, pero para no dejar su rastro, utilizan la figura del mulero bancario.

Al mulero se le contacta de forma anónima por correo electrónico con ofertas de empleo. Los estafadores se aprovechan de la situación de necesidad de estas personas.

¿Qué hacen los muleros? Reciben en sus cuentas bancarios la transferencia del dinero directamente desde la cuenta de la víctima, y su cometido es sacar ese dinero y enviarlo al extranjero a través de compañías como Western Union, que apenas dejan rastro.

¿Víctima o cooperador necesario? El Tribunal Supremo ha establecido que su responsabilidad en el delito dependerá del conocimiento que tengan del origen ilícito del dinero.

 

Delito y pena de prisión

El delito de estafa informática, viene recogido en el artículo 248.2, a): Los que, con ánimo de lucro y valiéndose de alguna manipulación informática o artificio semejante, consigan una transferencia no consentida de cualquier activo patrimonial en perjuicio de otro.

Y las penas de prisión van de los 6 meses a los 3 años.

 

 

 

 

Consejos para no sufrir estafas informáticas

  • Desconfía de toda comunicación de correo electrónico procedente de tu banco
  • Nunca accedas a la web de tu banco a través de links ni introduzcas tus datos en correos electrónicos.
  • Refuerza la seguridad de tu ordenador con un buen antivirus
  • Fíjate en que las webs dónde vayas a introducir tus datos personales y bancarios vayan precedidas de: https://.
  • Revisa tus cuentas bancarias y cambia sus claves de acceso de forma periodica
  • El phising no sólo actúan imitando a los bancos, ten cuidado siempre que introduzcas tus datos.

Para más info, podéis leer este artículo del Instituto Nacional de Ciberseguridad.

 

Y si me ha ocurrido ya, ¿Qué puedo hacer?

Si te ocurre, en el mismo momento en qué lo sepas, debes hacer dos cosas:

1- Denunciarlo en la comisaría más cercana, aportando todos los datos que puedan ayudar en la investigación.

2- Informar al banco para que procedan a devolverte el dinero. Conforme a la Ley de Servicios de Pago de entidades bancarias, en los casos de operaciones de pago no autorizadas por su titular, el banco tiene que devolver el dinero.

 

Espero haber ayudado. Sí aún así se te genera alguna duda, o quieres consultar algo, puedes hacerlo a través de un comentario aquí mismo, o mediante un contacto privado aquí.

Antonio Séneca

Director del departamento Derecho Digital y Nuevas Tecnologías

 

2 comentarios
  1. Acabo de leer el artículo y me parece muy interesante, es justo lo q me pasó a mi hace un año y lo puse en conocimiento de la policía de inmediato, ya que me pareció muy raro. Fue todo tal cual como lo describes en el artículo, espero q le sirva a otras personas para no caer en la misma trampa en la que caí yo.

    • Hola Antonia, gracias por compartir tu experiencia con nosotros, y seguir nuestro blog. un saludo

Deja un comentario

Últimas publicaciones